sábado, 29 de noviembre de 2014

CONOCIENDO LA HORTALIZA: LA COL DE BRUSELAS

CONOCIENDO LA HORTALIZA
LA COL DE BRUSELAS
Las coles de Bruselas, llamadas también repollos de Bruselas (del Grupo Gemmifera de Brassica oleracea; su nombre científico es Brassica oleracea var. gemmifera) es un grupo cultivar (sobre todo en invierno) de las coles caracterizado por su pequeño diámetro (generalmente de 2.5-4 cm de diámetro) que se asemeja a diminutas coles.
El nombre se debe a su lugar originario de cultivo, no a causa de que sea popular en Bruselas.
Es conocida por su alto contenido en Vitamina A y C y ácido fólico. Son también llamadas: Repollo, repollo blanco,
CARACTERÍSTICAS
Técnicamente son brotes que aparecen del tallo de la planta y se recolectan cuando tienen una textura firme y un color verde intenso (existen variedades con colores rojo y/o morado).
El borde de las hojas que cubre el núcleo central puede tener color ligeramente amarillento.
El sabor es generalmente algo dulzón pero, a veces, con un fondo ligeramente amargo (debido a trazas de glucosinolato: sinigrina y progoitrina).
HISTORIA
Esta planta es relativamente reciente, ya aparecen descripciones de la misma a inicios del siglo XIX (aproximadamente en 1821) en las cercanías de Bruselas, el nombre vulgar era "Choux de Bruxelles".

domingo, 23 de noviembre de 2014

CONOCIENDO LAS HORTALIZAS: LA CIRUELA

                LA CIRUELA

La ciruela es la fruta del ciruelo, nombre común de varias especies arbóreas pertenecientes al subgénero Prunus.
La ciruela es una drupa, es decir, un fruto carnoso con una única semilla rodeada de un endocarpoleñoso.




TIPOS DE CIRUELAS
Existen ciruelas de muchas variedades, tanto de color como de tamaños. Unas tienen la pulpa (parte comestible) más firme que otras.
Algunos tipos tienen la pulpa de color amarilla, blanca, verde y roja.
Entre Las Especies Y Variedades Se Encuentran:
Prunus domestica subsp. domestica, a la que pertenecen la mayoría de la variedades comunes.
Prunus domestica subsp. italica (Borkh.) Gams ex Hegi, (domestica × insititia o domestica × domestica var. insititia) a la que pertenece laciruela claudia,
Prunus domestica subsp. insititia (ciruelo damasceno)
Prunus domestica var. syriaca (mirabel)
Otras Especies Relacionadas:
• Ciruelo Japonés (Prunus Salicina);
• Prunus Cerasifera (Prunus Cerasifera);
• Endrino (Prunus Spinosa).
Algunas De Las Variedades De Ciruelas Más Comunes Incluyen:
• Ciruela Damascena
• Claudia
• Mirabel
• Satsuma
• Golden O Yellowgage.
• Ciruela Cojón De Fraile
Tres ciruelas enteras y dos mitades, Prunus domestica var. syriaca
Aspectos Culturales.
Tanto la ciruela como su árbol son los símbolos del horto de frutales de China.
Las más conocidas son las de California de origen EEUU, las Agen de Francia, en España las de Lérida, Aragón y Sevilla.
En Colombia, se conoce al fruto del ciruelo como "ciruela calentana", típica en la ciudad de Girardot (Cundinamarca). En el Departamento Atlántico, se celebra anualmente el Festival de la Ciruela, en el que se ofrecen todo tipo de productos a base de la fruta, como helados, dulces, conservas y vino.
En Ecuador, es propia de los alrededores de la ciudad de Ambato.
En Perú, la mayor producción se da en la costa norte del país, más propiamente en el Departamento de La Libertad. Las cosechas se dan en los meses de marzo, abril y mayo. Precisamente a finales del mes de abril se celebra anualmente el Festival de la Ciruela en la Provincia de Virú, en el que se ofrecen diferentes tipos de productos y potajes a base de la ciruela peruana.
La variedad "claudia", de color verde pálido y especialmente pulposa fue llamada así en honor de la reina Claudia de Francia.

@Lissette0011 @agropecuariard 





viernes, 31 de octubre de 2014

EL PEPINO




Cucumis sativus, conocido popularmente como pepino, es una planta herbácea anual de la familia de las cucurbitáceas.

DESCRIPCIÓN

El Pepino es originario del sudeste de África. Lo que es característico es que es una planta mensual, monoica, o sea que hay flores femeninas y masculinas en el mismo individuo.

El tallo es postrado/rastrero, ramificado, anguloso, hirsuto y con zarcillos.

Las hojas, con pecíolo de 8-7480 cm, es delgada con limbo de 12-18 por 11-12 cm, viloso-hispídulo en los nervios y piloso en ambas caras; su contorno es cordado-ovado, tri/penta palmatilobado, con lóbulos triangulares, dentados, acuminados o agudos en el ápice, el mediano de mayor longitud y muy agudo.

Las flores masculinas, de 3 estambres, son fasciculadas, con pedicelos de 0,5-2 cm, delgados, híspidos y el receptáculo, con tubo de 8-10 mm, son campanulado o subcilíndrico, densamente viloso, y lóbulos de longitud subigual a la del tubo, lineares, patentes, híspidos; la corola tiene 2-3 cm de diámetro con 5 lóbulos oblongo-lanceolados, agudos.

Las flores femeninas son solitarias o fasciculadas, con pedicelo de hasta 2 cm, viloso; el perianto se asemeja al de las flores masculinas.

El ovario, de placentación axial es de ordinario fusiforme, cubierto de pelos setiformes, dilatados en la base.

El fruto (Pepónida), el pepino, de tamaño muy variable, es generalmente oblongo, de cilíndrico a sub trígono, de color verde y esparcidamente tuberculado cuando inmaduro, luego amarillo verdoso y liso.

Las semillas de 8-10 por 3-5 mm, son oblongas y blanquecinas. Habitualmente dicho fruto se recolecta aún verde y se consume crudo, o elaborado como encurtido, y entonces se suele denominar pepinillo.

COMPOSICIÓN

La mayor parte de su peso se corresponde al agua (hasta 97%) por lo que en su composición, aunque equilibrada, no se encuentran valores relevantes, sino que sería el conjunto de nutrientes quienes realicen sus efectos beneficiosos.

HISTORIA

Es oriundo de la India y se cultiva desde hace más de 3000 años. Aunque se ha dicho que ya formaba parte de la gastronomía griega (con el nombre de "sikuos") y romana e incluso se ha citado a Plinio el Viejo, en realidad se trata de una confusión con otra cucurbitácea.

Fuentes lexicográficas sirias, persas y bizantinas sugieren que la presencia de los pepinos al este y al noreste del Mar Mediterráneo (actual Irán, Irak y Turquía), no se produciría hasta el siglo VI o VII de nuestra era.

Fuentes árabes medievales sitúan el pepino en España hacia el s. IX, en Túnez en el X y en Italia en el XI.

Hoy en día, es un ingrediente típico en las ensaladas mediterráneas y su variante encurtida un popular aperitivo.

Fueron los españoles quienes lo llevaron a América.

En el edicto de Carlomagno Capitulare de villis vel curtis imperii artículo nº 70, aparece mencionada con el nombre de cucumerus.

USOS

CULINARIO

Se emplea con frecuencia crudo en las diversas cocinas del mundo como ingrediente de ensaladas, aunque existen platos en el norte de Europa conocidos como sopas de pepino que son muy populares.

El pepino es frecuentemente tratado como un encurtido para su envase y preservación. Se recolecta antes de alcanzar la maduración total, en verano.

COSMÉTICO

Es un potente hidratante cutáneo gracias, entre otros, a sus vitaminas B y C, y por ello usado en diversas mascarillas o productos hidratantes, además de blanquear la piel.

TAXONOMÍA

Cucumis sativus fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum2: 1012. 1753.

Sinonimia

• Cucumis esculentus Salisb.
• Cucumis hardwickii Royle
• Cucumis muricatus Willd.
• Cucumis rumphii Hassk.
• Cucumis sphaerocarpus Gabaev
• Cucumis vilmorinii Sprenger5

NOMBRES VERNÁCULOS

Castellano: cogombro (2), cogombro cultivado, cogombro doméstico, cohombro (5), cohombro común (2), cohombro cultivado, combros, pepinera, pepinillo (3), pepino (36), pepino común, pepino redondo (2), pepinos. Entre paréntesis, la frecuencia del vocablo en España.


Lissette Hernández Tejeda

viernes, 17 de octubre de 2014

Informaciones del Control Biológico

    Informaciones del Control Biológico
Larva de mosca Syrphus alimentándose de pulgones.
Avispa parásita en gusano del tabaco Manduca sexta.
Control biológico:
es un método de control de plagasenfermedades y malezas que consiste en utilizar organismos vivos con objeto de controlar las poblaciones de otro organismo.
Hay que tener en cuenta que su uso ha tenido significados diferentes a lo largo del tiempo; así, los fitopatólogos han tendido a usar el término para denotar métodos de control que incluyen rotación de cultivos, alteraciones del pH del suelo, uso de enmiendas orgánicas, etc. (Baker, 1985; Schrot & Hancock, 1985); otros investigadores diferencian un control biológico clásico del control biológico moderno donde se incluyen las técnicas de control por interferencia. Sin embargo, la definición más aceptada en la actualidad es la que han utilizado tradicionalmente los entomólogos: Es un método agrícola de control de plagas (insectosácaros, malezas, enfermedades de las plantas, etc.) que usa depredadores, parásitos, herbívoros u otros medios naturales. Puede ser un componente importante del control integrado de plagas y es de gran importancia económica para la agricultura.

Concepto:
 El concepto de control biológico hay que diferenciarlo del control natural, que es el control que sucede en las poblaciones de organismos sin intervención del hombre y que incluye además de enemigos naturales la acción de los factores abióticos del medio. Por ello hay que entender el control biológico como un método artificial de control que presenta limitaciones especialmente en cuanto al conocimiento de los organismos afectados, lo que trae consigo una serie de ventajas e inconvenientes en su aplicación, sobre todo si se relaciona con los métodos químicos de control. Entre los inconvenientes más importantes se encuentran:
1.     Normalmente su aplicación requiere un planteamiento y manejo más complejo, mayor seguimiento de la aplicación, y es menos rápido y drástico que el control químico.
2.     El éxito de su aplicación requiere mayores conocimientos de la biología de los organismos implicados (tanto del agente causante del daño como de sus enemigos naturales).
3.     La mayoría de los enemigos naturales suelen actuar sobre una o unas pocas especies, es decir son altamente selectivos. Esto puede resultar una ventaja (como se comentará a continuación) pero en ocasiones supone una desventaja al incrementar la complejidad y los costes derivados de la necesidad de utilizar distintos programas de control.
A pesar de ello, también presenta una serie de ventajas que hace que este tipo de control se convierta en uno de los más importantes para la protección fitosanitaria. Entre ellas se pueden destacar (Barrera, 2006):
1.     Poco o ningún efecto nocivo colateral de los enemigos naturales hacia otros organismos, incluso el hombre.
2.     La resistencia de las plagas al control biológico es muy rara.
3.     El control es relativamente a largo término, con frecuencia permanente.
4.     El tratamiento con insecticidas es eliminado por completo o de manera sustancial.
5.     La relación costo/beneficio es muy favorable.
6.     Evita plagas secundarias.
7.     No existen problemas de intoxicaciones.
8.     Se le puede usar dentro del
9.      Manejo integrado de plagas (MIP).

Estrategias de control biológico:
El control biológico puede llevarse a cabo a través de manera intencional, directa por parte del hombre o bien a través de acciones indirectas mediante el manejo de las interacciones existentes en el agroecosistema.
La lucha contra la mosca del olivo, Bactrocera oleae, por medio de una serie de agentes parasíticos proporciona ejemplos de una variedad de controles biológicos.
Caben distinguir tres estrategias básicas de aplicación del control biológico: importación e incremento, como resultado de la intervención directa del hombre y conservación como resultado de acciones indirectas. Algunos autores (Dent, 1995) definen dos estrategias adicionales al considerar al mismo nivel que las anteriores las estrategias de inoculación e inundación; sin embargo en este caso se va a seguir el esquema clásico, por lo que se considerarán estas dos últimas como tipos especiales dentro de la estrategia de incremento.
Larva de la mariquita Harmonia axyridis depredando a los áfidos fitófagos Eriosoma lanigerum.
Importación:
Se puede decir que el control biológico inicia su desarrollo con el éxito obtenido en 1880 tras la importación a EE. UU. desde Australia del coccinélido Rodolia cardinalis para el control de una plaga exótica en América, la cochinilla acanalada Icerya purchasi. De esta forma se plantea la estrategia de importación como la introducción de un enemigo natural para el control de un agente exótico (no autóctono) productor de daños. La Norma Internacional para Medidas Fitosanitarias (NIMF) "Directrices para la exportación, el envío, la importación y liberación de agentes de control biológico y otros organismos benéficos" (NIMF No. 3, 2005), proporciona lineamientos para la importación y utilización segura de ciertos enemigos naturales de las plagas (invertebrados y microorganismos). A pesar de la aparente sencillez del planteamiento de la estrategia de importación de agentes de control biológico, su puesta en práctica requiere una serie de pasos, en ocasiones sumamente especializados.
Desde sus inicios, la estragegia de importación de agentes de control biológico ha sido la más frecuentemente utilizada contra plagas introducidas en nuevas áreas y establecidas de forma permanente sin un complejo de enemigos naturales asociado; habiéndose introducido tanto invertebrados como vertebrados, así como también microorganismos en áreas agrícolas, naturales y urbanas.
La principal ventaja de la importación de agentes de control biológico es la posibilidad de obtener niveles de control permanentes, resultando, a pesar de la inversión inicial, una relación costo/eficacia muy favorable, que algunos autores estiman en una proporción de 30:1 (Cate, 1990), la más alta obtenida en cualquier sistema de control de organismos perjudiciales.
Recientemente, se está sugiriendo e incluso aplicando esta estrategia para el control de organismos perjudiciales nativos que no presentan enemigos naturales eficaces o cuando el control natural no es capaz de limitar las poblaciones a las densidades requeridas por la agricultura intensiva. Sin embargo, en la actualidad se discute la inconveniencia ecológica de introducir especies en lugares donde antes no existían. Por ello, la estrategia de importación sólo debe aplicarse para el control de organismos nocivos foráneos habiendo realizado previamente serios estudios ecológicos con objeto de evitar desplazamientos de los enemigos naturales autóctonos.
Incremento:
La estrategia de incremento consiste en aumentar artificialmente la población de enemigos naturales con objeto de producir una mayor tasa de ataque y con ello una disminución de la población del agente productor de daños; esta estrategia tiende a ser utilizada en situaciones donde el control natural está ausente o se encuentra a niveles demasiado bajos para ser efectivos.
Tradicionalmente, ha sido una técnica considerada prohibitiva en la mayor parte de las aplicaciones debido al elevado costo de producción y aplicación de las liberaciones de enemigos naturales; sin embargo, cada vez más aparecen empresas especializadas o administraciones públicas que ofrecen el material dispuesto para su liberación o aplicación a un costo que lo hace perfectamente viable. El gran éxito de esta técnica surge con los cultivos protegidos debido a que son sistemas cerrados, con problemas constantes, ambiente controlado y producción elevada tanto en cantidad como en valor económico.
En función de las características de aplicación y planteamiento del control es posible diferenciar dos tipos fundamentales: inoculación, con finalidad preventiva; e inundación, con finalidad curativa.
Inoculación:
 la inoculación es una estrategia utilizada cuando es posible una cierta permanencia del enemigo natural en el cultivo pero que es incapaz de vivir sobre él de forma permanente. Las liberaciones inoculativas se hacen al establecimiento del cultivo para colonizar el área durante el tiempo de permanencia del cultivo (o estación climatológica) y de esta forma prevenir los incrementos de la densidad del agente perjudicial.
Inundación:
 la estrategia de inundación consiste en liberaciones de un número muy elevado de enemigos naturales nativos o introducidos, generalmente patógenos, para la reducción de la población del agente dañino a corto plazo cuando la densidad alcanza niveles de daño económico. Esta estrategia es muy similar a la aplicación de productos fitosanitarios tanto en sus objetivos como en su formulación y aplicación.

Conservación:
La estrategia de conservación de enemigos naturales es la menos estudiada y la más compleja de las estrategias de control biológico, fundamentalmente debido a que, a diferencia de las anteriores, su aplicación se lleva a cabo a través del manejo de las interacciones del agroecosistema para potenciar la eficacia de los enemigos naturales autóctonos y de esta forma prevenir el ataque a niveles de daño económico de los agentes perjudiciales a las plantas cultivadas.
Para poder llevar a cabo esta estrategia es fundamental la existencia de enemigos naturales que lleven a cabo un control natural de la población que produce el daño, pudiendo actuar sobre los elementos del medio tanto modificando los factores que interfieren con las especies beneficiosas como realizando un manejo de los requerimientos ecológicos que necesitan las especies beneficiosas en su ambiente.
Historia:
Charles Valentine Riley, es considerado el padre del control biológico de plagas en agricultura: la lucha contra la cochinilla acanalada (Icerya purchasi) fue uno de los mayores éxitos contra las plagas; las importaciones de Rodolia cardinalis a los Estados Unidos entre1888-1889 por Charles Valentine Riley, produjeron una importante reducción de las poblaciones de I. purchasi, salvando a la floreciente industria de los cítricos de California.


Control biológico con plantas

Alelopatía:
Es el estudio de la producción y secreción de sustancias, como fitohormonas, para establecer relaciones simbióticas o antagónicas entre plantas en un mismo cultivo. En otras palabras, es el estudio entre plantas que son afines o se repelen entre ellas con aleloquímicos.1 2


Plaguicidas botánicos:
Es el aprovechamiento de la producción de aceites esenciales o ferohormonas secretadas por las plantas en contra de plagas de hongos o artrópodos.1 2
Son plaguicidas de origen vegetal, se puede utilizar en forma acuosa, infusión, o por extracción con compuestos orgánicos como alcoholes o acetonas. Para cultivos orgánicos se recomienda la aplicación en forma de extractos acuosos, por su fácil degradación con los factores del ambiente y no deja residuos en los productos agrícolas cosechados

Cultivos trampa:

Son cultivos especiales de plantas con el fin de atraer insectos dañinos para mantenerlos alejados de los cultivos principales.  Suelen ser plantados en el perímetro del terreno cuyo cultivo se trata de proteger o en forma intercalada.
Beneficios del control biológico con plantas:
.
A diferencia de los agroquímicos o plaguicidas convencionales derivados del petróleo, el control biológico con plantas ofrece independencia y sostenibilidad a los cultivadores sin la necesidad de contaminar mantos freáticos o aguas superficiales y sin perjudicar a los suelos estructuralmente.5


Microorganismos como controles biológicos:
 La mayor parte de los problemas fitosanitarios son causados por hongos, insectos y virus, quienes colonizan diversas partes de la planta, provocando desde la disminución de la calidad del producto y hasta la pérdida total de la planta. El control de plagas y enfermedades depende, en gran parte, de la aplicación de productos químicos. Sin embargo, el uso indiscriminado de estos, ha ocasionado severos problemas de contaminación ambiental y generado la selección de organismos altamente resistentes. Es por estas dos razones que se requieren nuevas estrategias para el control de plagas y enfermedades. La utilización de microorganismos en el control biológico de plagas y de enfermedades es una alternativa atractiva6 . En tal sentido, el desarrollo de bioproductos amigables con el medio ambiente constituye un verdadero reto para la comunidad científica dedicada al tema fitosanitario. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de evaluar un microorganismo biocontrol, es el nivel de [riesgo biológico  que el mismo implica, con el fin de evitar el uso de algún probable biocontrol que resulte ser patógeno de humanos. Es por ello que cada nuevo microorganismo biocontrol aislado, se somete a ensayos de toxicidad y de impacto ambiental antes de continuar con su investigación en el desarrollo tecnológico de un posible bioproducto de uso agrícola.